sábado, 23 de noviembre de 2013

El reino de los sueños

Autora: Irene Herrero                                       Una colaboración para este blogEl reino de los sueños
Érase una vez... un rey de un lejano y pacífico reino que amaba tan profundamente a la Naturaleza y los animales, que le pidió al monarca que habitaba en el llamado reino de la selva, que cuidara de un mágico lugar bautizado con el nombre del reino de los sueños. Necesitaba ayuda urgente, pues sus animales se encontraban en grave peligro de extinción debido a las cuentas cacerías que allí se ejecutaban por parte de los turistas que acudían por el placer de arrebatarles la vida a aquellos nobles animales de tan hermosas y variadas especies.

El monarca que reinaba en aquel idílico lugar había fallecido y estas bellas criaturas se encontraban desamparadas.

Ni corto ni perezoso, el rey de la selva viajó al reino de los sueños para restablecer el orden perdido entre aquellos desalmados cazadores. Pero, el olor a pólvora mezclado con sangre caliente, inoculó en su alma el gusto por tales espectáculos hasta límites degradantes. Y así, en mitad de una cacería y completamente en trance, cayó al suelo y entró en un profundo sueño...

Rodeado por aquella multitud de animales, se acerca un elefante y le dice:
- Nuestro difunto rey nos comunica que está muy triste y decepcionado con lo que has hecho y tomará cartas en el asunto.
- Disculpadme, no volverá a suceder, acierta a balbucear el rey de la selva mirando al cielo con gran nerviosismo y estupor.
- Para que te perdone nuestro rey, tu arrepentimiento tiene que ser sincero -continuó el elefante-; deberás ayudar, proteger y defender a ultranza a todos los animales de tu reino hasta el fin de tus días. Sólo así se restablecerá el equilibrio y se salvará tu alma...
El rey despertó de aquel sueño tan profundamente arrepentido, que tomo la firme determinación de cumplir su promesa hasta la muerte.

Tener un sueño es poseer la certeza de despertar en un mundo increíble y hacerlo creíble.

Y colorín, colorado...




Esta es una colaboración para este blog. Por lo que extiendo mi agradecimiento a Irene por habernos enviado este trabajo.