domingo, 22 de diciembre de 2013

No hay fracaso gratuito

Sólo fracasa quien algo arriesga.

No hay fracaso gratuito
@morguefile
En esta vida, si quieres hacer algo, debes perderle el miedo al fracaso, debes asumirlo conceptualmente como una consecuencia de la acción, nada más. Es más dañino para un emprendedor el miedo a fracasar que el propio fracaso, porque lo primero le impide dar el paso adelante, sin embargo lo segundo le enseña los caminos que debe evitar en la carrera hacia su objetivo. Sólo fracasan quienes han arriesgado algo, los valientes, quien se ha lanzado a por su objetivo y, desde luego, no hay fracaso gratuito.
Por lo tanto, el riesgo es una función más de la ecuación, si se asume dentro de límites sensatos. Arriesgar por arriesgar es como verter la botella del mejor vino en un barril de agua esperando convertirlo en bebida para los invitados. En el mundo de los negocios los milagros no existen. Los iluminados tampoco. Tomar decisiones disparatadas intentando ganar tiempo, a la larga crea una rueda de descalabros. Normalmente una decepción económica suele generar medidas atropelladas; intentar arriesgar para recuperar suele llevar a perderlo todo. Así pues, se debe invertir en posición de riesgo pero de forma controlada, midiendo las posibles consecuencias. Vigilar el impacto del riesgo es el fundamento de madurez comercial, además de saber controlar la evolución y retirarse antes de la debacle.

Por todo esto, es perfectamente comprensible que hoy en día muchos prefieran asumir su capital bajo tutela en lugar de arriesgarlo; la dificultad para conseguirlo supera al bienestar por arriesgarlo. ¿Cómo un trabajador medio que, casualmente ha perdido el puesto de trabajo, va arriesgar todo su capital en una inversión nueva? Es una locura el sólo hecho de proponerlo. Sin embargo, sin riesgo no hay ganancia y el éxito absoluto no existe. Nada se consigue sin pagar un coste, ya sea en términos de desengaño o decisiones dolorosas.

Es verdad que la penalización por fracasar, para alguien con escaso recurso, puede ser definitivo para su supervivencia. “¿Qué debo hacer entonces?”, me preguntó un joven que deseaba poner en marcha su negocio. “Debes tomarte el tiempo que sea necesario para decidir, debes planificar y no tener miedo a perder”, le aconsejé. Es peligroso emprender partiendo de la premisa de que el fracaso penaliza, sobre todo cuando la acción es personal y los recursos son de vital trascendencia. Porque se procede bajo condiciones desfavorables; actuar con miedo a perder coarta la toma de decisiones futuras.

Enlaces relacionados

La suerte no existe
La diferencia entre ser y no ser
Emprender para el éxito
El miedo a lo desconocido
El fracaso no existe


Al final, hacerlo de una manera u otra es una cuestión personal. “Tu conducirás tal como eres”, me explicó en la primera clase práctica mi profesor de autoescuela. Es verdad, las actitudes de las personas a la hora de conducir es proporcional a la capacidad de control de su propia vida. En el emprendimiento pasa algo parecido. Todos poseemos capacidades, alentamos ideales, perseguimos sueños, pero tener talento para desarrollar nuevas estructuras o nuevos recursos y perderlos por una imprudencia es, a mi entender, desolador. Eso al final alimenta la idea de que conservar lo que se tiene es mejor que exponerlo junto a la trampa para ver si cae alguna presa.

Para emprender se necesita, sobre todo, valentía y convicción. El factor que elimina el miedo al fracaso es la confianza de estar haciendo lo correcto. Estar completamente seguro del planteamiento es innegociable para llegar al éxito. ¿Cómo se consigue? Actuando con iniciativas propias, olvidándose de las opiniones de los demás. He aprendido, mientras me dedicaba a crear nuevos proyectos, que es infinitamente más fácil que la gente opine sobre tus ideas que ellos conciban las suyas propias. Lo difícil es concebir una propuesta innovadora. Una vez que está hecha, abundan los observadores críticos dispuestos a aportar opiniones improductivas.

Establecer rangos de valores del fracaso responde a un producto social que cercena el ánimo creativo. Estamos tan acostumbrados a las opiniones ajenas que perdemos de vista nuestra propia inquietud, nuestras propias virtudes. En el escenario actual abundan los que amenazan con penalizar los fracasos, en cualquier ámbito de la vida y bajo cualquier argumento de valoración. Es una forma de infundir miedo innecesario; un veneno que corroe las iniciativas. ¿Quién puede exponerse a un castigo seguro si no consigue complacer al entorno? Sólo el más atrevido, el emprendedor de verdad.