sábado, 8 de julio de 2017

FIJAR OBJETIVOS, Interés Productivo

Fijar objetivos claros para argumentar una idea o acometer una acción es como definir el ADN del producto, estableciendo las normas formales por donde trascurrirá su evolución. En pequeña escala, el ser humano no emprende ninguna actividad sin haber determinado antes una estrategia de actuación. Nuestro automatismo emocional ante un emprendimiento se fundamenta en el análisis espontáneo del coste-resultado, si bien no somos capaces de percibirlo racionalmente. En el momento de enfrentarse a cualquier acción, la mente realiza un rápido análisis de lo que vamos a hacer, cómo lo vamos hacer y los posibles resultados. Aunque prácticamente nunca reparamos en el alcance conceptual de la estrategia de cumplir los objetivos, si analizamos cualquier evento, por ejemplo salir a caminar al final de la tarde, nos daremos cuenta de que antes de emprender la marcha hemos establecido un mapa de causa-efecto para llevarla a cabo, pensando cuánto tiempo estaremos entregados a la actividad, qué distancia recorreremos, cómo iremos vestidos, qué buscamos...

miércoles, 14 de junio de 2017

Interés poductivo

Las viñetas son de Gael
Interés poductivo, la mejor manera de aprovechar el conocimiento se convierte en libro.

En el proceso creativo, la primera fase, la de ensamblar las ideas y convertirlas en un producto, suele ir mucho tiempo y esfuerzo. Sin embargo, en la etapa de materialización de la idea, ese momento donde el esfuerzo se transforma en una realidad visible a los demás, quizá sea la más importante y es donde se necesita poner todo el empeño, porque fracasar en ese momento, es el fin del proyecto.

Con Interés Productivo, estamos en esa fase, en la de intentar hacer visible el proyecto a través de una campaña de crowdfunding que debe transformarse en la materialización de la idea, un libro que ayudará a entender cómo se crea un proyecto, cuales son las dificultades a superar, dónde se debe poner más empeño para vencer el miedo y no arrepentirse, o cómo gestionar el éxito para no acabar consumido por su grandeza hipnótica.

Este proyecto ya ha pasado por todas las fases iniciales e intermedias: el contenido del libro ya está terminado, el diseño de la portada, un trabajo de Gael, un niño de 9 años que ha simplificado en tres viñetas todo el conjunto de todo el libro, y la campañade crowdfunding en Ulule, supeditada a la aportación de mecenas que formarán el gran grupo de autores de este material.

A partir de aquí, sólo cabe esperar a que se genere un interés productivo en este proyecto y, entre todos, llevar a buen puerto esta embarcación de ilusiones.

Lo último que queda es pedirte tu ayuda, por si tienes a bien convertirte en mecenas o ser el portavoz del proyecto compartiéndolo con tus amigos y conocidos.


Por todo ello, gracias.

domingo, 29 de mayo de 2016

Las palabras las carga el diablo

¿El peso de las palabras?
Buen susto me llevé, igual que don Fernando Lázaro Carreter en su "dardo en la palabra", en la final de la Liga de Campeones de fútbol, cuando el relator deportivo se empeñó en radiar que "...pese al buen juego de los dos equipos, el marcador sigue inalterable".  Por un momento pareció que el resultado, a pesar del  esfuerzo de los contendientes, ya estaba decidido, todo ello cuando uno de los equipos ya había anotado un gol y había alterado el resultado inicial. En este caso se produce una utilización precipitada de la palabra inalterable, cuyo significado según la RAE es: “Que no se altera o no se puede alterar”. En ese mismo partido, el comentarista se quejaba de la pasividad de los defensores ante la arremetida del rival diciendo que se empleaban excesivamente expeditivos. Quizá no lo supiera él, pero el uso habitual del adjetivo expeditivo, aunque poco oportuno para el fútbol, es justamente lo contrario a lo que deseaba decir.

domingo, 22 de mayo de 2016

Vivimos enfadados

Vivimos enfadados

¿Estamos todos excesivamente ofuscados? Lo digo porque a partir de la entrada que publiqué con el título ¿Escribes o enredas?, he recibido algunos comentarios de autoeditores que se sentían ofendidos, aduciendo que sus trabajos valían tanto como los publicados por editoriales tradicionales. Sólo me cabe decir que respeto sus trabajos tanto como cualquier otro. Sin embargo, sostengo la idea de que cocinar para uno mismo no convierte a uno en chef, por más que el plato se base en los mejores ingredientes. 

lunes, 16 de mayo de 2016

Ser famoso a toda costa

El precio de la fama
Hace unos días hable de la sobreabundancia de personas que se creen escritores. Desde mi punto de vista, claro está. En esta ocasión vuelvo sobre el tema de la escritura, pero en otra vertiente que también me llama la atención, el ser famoso a toda costa; cómo algunos buscan desde el primer momento hacerse famoso con su texto, sin siquiera haberlo público ni saber si lograrán hacerlo.

miércoles, 11 de mayo de 2016

¿Escribes o enredas?

¿Lees o escribes?
En estos días, cuando de verdad se asoma la posibilidad de convertirme en un escritor, me asaltan algunas dudas sobre el arte de escribir. Lo primero que me encuentro, como en cualquier otro ámbito profesional, es que hay una sobreabundancia de personas que se consideran escritores. Muchas de ellas me acusarán de pretencioso o de egoísta incluso, por considerar que lo mío es mejor que lo suyo, que mis escritos son mejores que sus historias. Sin embargo, sin ningún ánimo de consideración diré que algunos escriben, y por lo tanto les podemos llamar escritores, y otros solo enredan y por lo tanto no deberían llamarse como tales.

martes, 2 de junio de 2015

Cruzar la montaña partida

Cruzar la montaña partida
Este lunes 8 de junio, en Madrid, haremos la presentación de mi tercera novela, titulada Cruzar la montaña partida. Como en las dos anteriores, tanto Las botas del rey como El abrevadero de las bestias, el hilo conductor de esta historia es la realidad de Paraguay en los años 70, donde se traman vivencias y hechos de los que muchos siguen hablando.